A la simpática niña María Fernández

María: aunque es muy corta tu edad, no titubeo en dedicarte las distintas impresiones que he sentido al verte y al oírte, porque sé que me comprenderás. Por suerte o por desgracia, has nacido en una época cuya pasión dominante es la publicidad; antes sólo escribían recuerdos de viaje los que daban la vuelta alrededor del mundo: hoy se cuenta lo que se siente en un salón, en un teatro y en un paseo, y en parte no lo encuentro del todo mal.

¿La vida que es?… Un viaje más o menos prolongado; los seres que la casualidad nos hace conocer, cambian muchas veces que la casualidad nos hace conocer, cambian muchas veces nuestros gustos y nuestras costumbres, y sin necesidad de mudar de población, la que ayer nos parecía triste y solitaria, hoy la encontramos animada y risueña; luego nuestra imaginación ha hecho un viaje por ese mar sin fondo que se llama sociedad… ¡Piélago borrascoso donde se naufraga al más leve empuje!…

Leer más