Aborto

Practicar el aborto, más allá de las posibles persecuciones espirituales que puede acarrear, genera responsabilidad con la Ley Mayor, porque en ese acto se mata al cuerpo de alguien, aun en formación, frustrando su programación evolutiva. Muchos espíritus de abortados traen grandiosos compromisos con la colectividad o con aquellos que deberían ser sus padres en la tierra. Más allá de eso, provoca terribles sufrimientos al feto, cuyo cuerpecito es impiedosamente destrozado, generando karma negativo a los que lo practican.

El aborto, hoy, es largamente practicado en la tierra y, en muchos países, con respaldo de la ley. Solo que la mayoría de las mujeres que lo hacen no tienen plena consciencia de su verdadero significado.

Leer másAborto