Hace tres años…

¿Quién podría imaginar que todo sucedería de esa manera, con su madre tan lejos?

Luana se estaba recuperando de la exitosa cirugía, que finalmente detendría su sangrado. El viaje, programado hacía muchos meses, podría concretarse. Su madre dudó si debería irse. Sin embargo, la familia insistió. Los muchos meses de hospitalización, las noches de insomnio, los cuidados constantes de la pequeña enferma la habían agotado demasiado. Ella necesitaba relajarse un poco y descansar, reponer sus energías. La abuela y las tías continuarían cuidando bien a Luanita. Y después de todo, solo serían tres días. ¿Qué podría pasar en tan poco tiempo?

Leer másHace tres años…