El incorruptible servidor de la Verdad

Las luchas habían sido arduas, y continuaban con intensidad, a pesar de que el colosal monumento de la Doctrina Espírita estaba concluido. Se habían superado sucesivas etapas desafiantes, repletas de sospechas, descrédito y pesimismo, con insanas y crueles persecuciones.

Se habían superado sucesivas etapas desafiantes, repletas de sospechas, descrédito y pesimismo, con insanas y crueles persecuciones. Calumnias bien urdidas se habían arrojado sobre el Mensaje liberador y sus comunicadores, sin que el desánimo afectara los campos emocionales de la irrestricta confianza en Dios y en sus Embajadores. Redes tendidas por la astucia y la deshonestidad habían sido elaboradas para perjudicar a los devotos obreros que pugnaban por la Era Nueva, pero sin que lograran envolverlos en sus ruinosas tramas. Estuvieron sometidos a todos los riesgos imaginables, pero no abandonaron los ideales ni disminuyeron la potencia de la realización superior.

Leer másEl incorruptible servidor de la Verdad