Pérdida del sentido ético existencial

El individuo tiene, incluso que inconscientemente, el germen del sentido ético de la existencia terrena.

Chispa del Psiquismo Divino que es, lleva en su interior del Yo profundo ese embrión que se desarrolla en la razón directa en que el conocimiento y la emoción predominan sobre los instintos primarios, abriendo espacio para la razón, el discernimiento, la evolución. Como su marcha es ascensional, cada paso dado significa experiencia nueva que se le incorpora, facultándole experimentar nuevos desafíos.

Desarrollando más la personalidad que la individualidad que es, se ve compelido en mantener la apariencia que torna sus conflictos desapercibidos de los demás miembros del grupo social, sin que los solucione o decida enfrentarlos de manera objetiva, consciente de su existencia.

Leer más