Convivencia

La vida viene de Dios, la convivencia viene de nosotros. Aquellos compañeros que comparten con nosotros la experiencia de lo cotidiano, son los mejores que la Divina Sabiduría nos concede, en favor de nosotros mismos. Si usted encuentra a una persona difícil en su intimidad esa es la criatura exacta que las leyes de la reencarnación le traen al trabajo de perfeccionamiento propio.

Las personas que nos comprenden son bendiciones que nos alimentan el ánimo de trabajar, entretanto, aquellas otras que aún no nos entienden son pruebas que la Vida igualmente nos ofrece, a fin de que aprendamos a comprender.

Leer más