La escuela

Cuando las vacaciones acaban, es común oírse, en la puerta de las escuelas, de la boca de los padres o de operarios que reciben a los niños, frases bien desmotivadas. ¿Acabó la actividad, bien? ¿Aprovechó bien las vacaciones? Mejor para usted, porque ahora va a tener que dar un duro curso.

Son comentarios inocentes y chistes, hechos de forma dispersa. A veces, es más con el objetivo de alargar la conversación. Pero tienen un efecto desastroso sobre los niños. Los adultos hablan jugueteando pero los chicos no tienen condiciones para entender la sutileza de la broma.

Leer más