Últimas palabras

Ya podemos sacar algunas conclusiones.

Vamos allá:

Usted no está preso por acaso.

Vino a parar a una prisión por el cumplimiento de la justicia de los hombres, por lo que hizo en esta vida o cumpliendo la justicia de Dios, por lo que hizo en vidas anteriores. No hay como negar la existencia de Dios.

Para eliminar a Dios tendríamos que explicar el Universo, que funciona como un reloj perfecto, sin la existencia del relojero. Algo como decir que este libro que usted está leyendo surgió de la explosión de una tipografía.

Leer másÚltimas palabras