Sin miedos

La vida puede cambiar mucho cuando empezamos a confiar en el Padre, en la espiritualidad, es cierto que no es fácil entender eso, ya que hemos sido educados para desenvolvernos por nosotros mismos y por lo tanto creemos que todo es un desafío que no podemos dejar por sí solo, es como si viéramos la vida como un caballo que nunca lo podemos dejar de ver, al menos de controlar.

No creemos en casualidades, todo lo que no sale como queremos es malo, es mala suerte, queremos ver todo controlado y si no es así, entonces, tenemos un problema, todo en esta vida nos invita a ir en la dirección equivocada, justamente en el sentido contrario, como es normal nuestra voluntad y lo que tiene que ser parece que van en direcciones opuestas y si van en la misma dirección no van a la misma velocidad. Así una y otra vez cuando encarnamos pensamos así, pues tenemos en nuestro inconsciente el miedo de que algo va a salir muy mal, si un día va bien cinco irán mal y así siempre, somos así.

Leer más

Qué es la autoestima

Puede definirse la autoestima como el sentimiento de aceptación y aprecio hacia uno mismo, que va unido al sentimiento de competencia y valía personal. El concepto que tenemos de nosotros mismos no es algo heredado, sino aprendido de nuestro alrededor, mediante la valoración que hacemos de nuestro comportamiento y de la asimilación e interiorización de la opinión de los demás respecto a nosotros. La importancia de la autoestima radica en que nos impulsa a actuar, a seguir adelante y nos motiva para perseguir nuestros objetivos.

Las personas con alta autoestima se caracterizan por lo siguiente:

Leer más

Pérdida del sentido ético existencial

El individuo tiene, incluso que inconscientemente, el germen del sentido ético de la existencia terrena.

Chispa del Psiquismo Divino que es, lleva en su interior del Yo profundo ese embrión que se desarrolla en la razón directa en que el conocimiento y la emoción predominan sobre los instintos primarios, abriendo espacio para la razón, el discernimiento, la evolución. Como su marcha es ascensional, cada paso dado significa experiencia nueva que se le incorpora, facultándole experimentar nuevos desafíos.

Desarrollando más la personalidad que la individualidad que es, se ve compelido en mantener la apariencia que torna sus conflictos desapercibidos de los demás miembros del grupo social, sin que los solucione o decida enfrentarlos de manera objetiva, consciente de su existencia.

Leer más

Penetración de nuestro pensamiento por los espíritus

456 ¿Los espíritus ven todo lo que nosotros hacemos?

«Pueden verlo, porque os rodean sin cesar, pero cada uno no ve más que las cosas en que fija la atención; porque no se ocupan de las que les son indiferentes.»

457 ¿Los espíritus pueden conocer nuestros más recónditos pensamientos?

«Conocen a menudo hasta aquellos que quisierais ocultaros a vosotros mismos. No podéis ocultarles ni vuestros actos ni vuestros pensamientos.»

Leer más

No hay culpa sin pena

Los adagios, refranes y proverbios, son un poema escrito por la experiencia y forman un volumen que los pueblos no se han cuidado de encuadernar, por consiguiente, sus sueltas hojas vuelan desde las cabañas a los palacios, ya en las regiones tropicales, ya en el polo norte, corregidos y aumentados pero conservando siempre unos su tinte satírico y otros razón profunda. Hay un refrán que dice: «justicia y no por mi casa», palabras vulgares y sencillas, pero que son el compendio de todos los sentimientos de la humanidad. ¿Quién podrá negar que nos alegremos cuando la ley castiga al delincuente? Y hasta la pena de muerte, que es antirreligiosa, antisocial y antihumana, encuentra aceptación en la por parte de la sociedad, diciéndose, al ver pasar a una víctima: Bien merecido lo tiene. Quien tal hizo, que tal pague; nada, nada, la pena del talión: ojo por ojo y diente por diente…

Leer más

Cansancio y desánimo

El desánimo, como ocurre con el cansancio, puede ser resultado de varios factores: enfermedad orgánica, generando pérdida de energía y, por consecuencia, de entusiasmo por la vida; estrés consecuencia de la agitación o de tensiones continuas; frustraciones profundas que retiraron la máscara de cómo eran considerados los objetivos acogidos, dejado al paciente delante del vacío existencial, y efecto del descubrimiento del canal de unión entre el Yo y el ego, de los diferentes niveles del consciente y del super-consciente, facultando la inundación por casi desconocida claridad, que modifica el rumbo existencial.

No pocas veces la personalidad se siente imposibilitada de asimilar y retener las alteraciones impuestas por el curso de los acontecimientos, produciendo un choque entre el intelecto y la emoción.

Leer más

Suicidio ¿Qué sucede después de la muerte?

¿Divaldo, por qué decir no al suicidio?

El suicidio puede ser clasificado como un crimen hediondo. Expresando la gran cobardía moral de su víctima, tanto como la manifestación de un egoísmo enfermizo, el paciente, cuando se encuentra dominado por cualquier problema o desafío, sin poder descargar la ira en aquel que lo perturba, se vuelve contra sí mismo, en el intento inútil de anular la existencia, lanzándose al abismo de sufrimientos indescriptibles. En ese momento y en el lamentable estado de alucinación en el que se encuentra, deseando huir del enfrentamiento, no se acuerda de aquellos que lo aman, hiriéndolos cruelmente con su gesto infeliz. Por otro lado, casi siempre se encuentra en estado de conciencia alterada, sufriendo un trastorno depresivo o una perversa obsesión espiritual. Por lo tanto, suicidarse, jamás.

Leer más

Declaración doméstica

«Por eso, en cuanto tuviéramos oportunidad, hagamos el bien a todos, pero principalmente a los de la familia de la fe ‑ Paulo. (Gálatas, 6:10.)

Ciertamente que el apóstol Paulo, recomendándonos cariño especial para con la familia de nuestra fe, mantenía en vista la obligación invariable de la asistencia inmediata a los que conviven con nosotros. Si no fuéramos útiles y comprensivos, amables y devotos, junto a algunos compañeros, ¿cómo atestiguar la vivencia de las lecciones de Jesús, delante de la Humanidad?

Admitimos, no obstante, a la luz de la Doctrina Espiritista, que el aviso apostólico se reviste de un significado más profundo.

Leer más