A mi amigo Don José Cuervo

Dices que oculte mi dolor profundo.
Dices que lance carcajada impía,
porque a ese necio y miserable mundo
le agrada ver de un mártir la agonía.

Tú también en la mísera existencia
en vez de flores encontraste abrojos,
llegando a poseer la triste ciencia
de reír a través de tus enojos.

Esa risa de loco desvarío
que arrastra en pos de sí placer y calma:
¡Yo también se reír, amigo mío,
con esa risa que desgarra el alma!

Leer másA mi amigo Don José Cuervo

Sonambulismo

425 El sonambulismo natural, ¿tiene relación con los sueños? ¿Cómo puede explicarse?

«Es una independencia del alma más completa que la del sueño, y entonces están más desarrolladas las facultades; tiene el alma percepciones que no tenía en el sueño, estado imperfecto de sonambulismo.»

En el sonambulismo el espíritu se pertenece a sí mismo completamente, y estando hasta cierto punto en estado cataléptico los órganos, no reciben las impresiones externas. Este estado se manifiesta especialmente durante el sueño, momento en que puede el espíritu abandonar provisionalmente el cuerpo, entregado cómo está éste al descanso indispensable a la materia.

Leer másSonambulismo

Coraje en el camino

Si llegaste a los días nublados de llanto, a la vista de ocurrencias infelices, enciende la luz de la esperanza y camina adelante, olvidando en la retaguardia lo que te pueda parecer aflicción y desengaño. Otro día, con nuevas emociones, te espera mañana, renovándote la vida.

Circunstancias inesperadas te desviaron de la seguridad en que vivías, arrojándote en las dificultades del comienzo de la existencia…

Olvídate de los que te surgieron como instrumentos de inquietud y acuérdate de que las oportunidades de trabajo continúan brillando para los que no se dejan vencer por el desánimo.

Leer másCoraje en el camino

La búsqueda

Torbellino social y soledad. Cansancio y desánimo. Pérdida del sentido ético existencial.

La vida moderna, excesivamente tecnológica, con sus consecuencias deshumanas, lentamente transforma al ser humano en un verdadero robot, desnaturalizandole los sentimientos, que se convierten en automatismos repetitivos, sin que las emociones sean parte de su agenda diaria de realizaciones.

Todos los acontecimientos en los días actuales transcurren con celeridad, no pudiendo ser impresos en el interior del ser, excepto aquellos que chocan por la violencia o por la vulgaridad en constante renovación, a fin de saciar la sed de placeres de los sentidos, en un crecimiento asustador.

Leer másLa búsqueda

La ayuda de Dios

Nos gustaría contar como la Divinidad nos ayuda, al hacernos receptivos. En un bello artículo de Selecciones del Reader’s Digest, el autor dice que todos estamos bajo el apoyo de la mano de Dios y cuenta algunas experiencias que tuve la oportunidad de anotar. De entre algunas: La familia había recibido la visita de dos sobrinas pequeñas. La misma estaba constituida por el matrimonio y dos hijitas, y, ante la circunstancia inesperada, resolvieron que las dos sobrinas durmieran en la habitación de las niñas: las hijas en una litera las sobrinas en otra. Se acostaron.

Leer másLa ayuda de Dios

Las leyendas religiosas

Una amiga mía muy ilustrada y ávida de saber más, me pide un estudio sobre el mahometismo, del que ha oído hacer grandes elogios a unos viajeros orientales, que le encantaron con descripciones pintorescas del profeta Mahoma y de sus ritos y costumbres idólatras. Yo, que antes de profesar el Espiritismo fui católica, luego protestante y más tarde leí el fundamento de todas las religiones, acabé por abandonarlas todas, porque no hay una religión que no se crea la verdadera y no considere falsas y perjudiciales a las otras. Pero en honor de mi amiga, hablaré de Mahoma, al cual dedico este artículo.

Los fundadores de las diversas religiones esparcidas por el mundo, gozan de mayor o menor interés de actualidad, según las vicisitudes porque atraviesan las razas y los pueblos. Una leyenda mahometana refiere que el profeta cortó una vez la luna en dos partes y se escondió la mitad de ella en una de las mangas de su traje.

Leer másLas leyendas religiosas

Letargo, catalepsia, muertes aparentes

422 Los letárgicos y catalépticos ven y oyen generalmente lo que pasa alrededor de ellos; pero no pueden manifestarlo. ¿Ven y oyen con los ojos y oídos del cuerpo?

«No; con el espíritu, que se reconoce; pero no puede comunicarse.»

– ¿Por qué no puede comunicarse?

«Se opone a ello el estado del cuerpo. Este estado particular de los órganos os sirve de prueba de que hay en el hombre algo más que el cuerpo, pues que, a pesar de no funcionar el cuerpo, obra el espíritu.»

Leer másLetargo, catalepsia, muertes aparentes