Los campos de Dios

Orientados por Miller y Moore, los prisioneros iniciaron la gloriosa búsqueda que transformaría aquellos campos del Infierno en Campos de Dios.

Se formaron pequeños grupos que, reuniéndose a la noche, estudiaban como mejorar la vida en el campamento.

Comenzaron con una docena de hombres. En poco tiempo eran decenas. Más tarde centenas. En esas reuniones los participantes aprendían la primera lección, la más importante:

No basta hablar. Es necesario acción.

Leer másLos campos de Dios