Obsesión y desobsesión

“(…) Los que ocasionan perturbaciones no se encuentran solamente en medio de ellas (de las Sociedades y de las reuniones), sino también en el mundo invisible. Así como hay Espíritus protectores de las asociaciones, de las ciudades y de los pueblos, los Espíritus malhechores se unen a los grupos, del mismo modo que los Individuos. Se unen, primeramente, a los más débiles, a los más accesibles, procurando hacerlos sus Instrumentos y gradualmente van envolviendo los conjuntos, por eso es que tanto más placer maligno experimentan, cuanto mayor es el número de los que caen bajo el yugo.

(El Libro de los Médiums, Allan Kardec, ítem 340.)

Leer másObsesión y desobsesión