Riqueza y pobreza

¿Cuál es la solución para las dramáticas diferencias económicas y sociales que asolan nuestro planeta?

En nuestro mundo Tierra las desigualdades sociales y el desigual reparto de la riqueza son evidentes. Al lado del lujo más desmedido coexisten situaciones de miseria y marginalidad. Incluso en las sociedades desarrolladas, y aun en el seno de los países más prósperos e industriales, existen grandes bolsas de pobreza, por lo que podemos afirmar que ésta no es patrimonio exclusivo de las culturas o estados subdesarrollados. Como tampoco las élites más ricas y poderosas existen sólo en los países más poderosos, ya que en cualquier país subdesarrollado existen minorías que nadan en la abundancia. Es más, cuanto más deprimente es el estado de desarrollo de un país, y más hambre pasa el pueblo llano, más lujo y ostentación detentan las minorías dirigentes, en un contraste brutal que repugna a la razón y al buen sentido. Muchos estados del sureste asiático son ejemplo de ello, popularizando la frase «lujo asiático» para describir la ostentación de las riquezas en grado superlativo. Tengamos muy en cuenta, tal como nos demuestra la Ciencia Espirita, que la desigualdad de las condiciones sociales es obra del hombre, y no Dios.

Leer másRiqueza y pobreza