La victoria aparente del mal

Las manifestaciones de violencia física y moral, tales como asesinatos, secuestros, corrupción, deshonestidad administrativa del bien común, manifestaciones y odio, de fanatismo y de preconceptos, que asolan el mundo actual, nos inducen a creer que el mal va a peor… Pero, en realidad, su recrudecimiento es señal de su desespero y su victoria es aparente. Las investidas del mal no escapan de la dialéctica que regula el proceso evolutivo de la Naturaleza. Cada manifestación suya trae implícita la propuesta de medidas para sanear sus efectos deletéreos. De esa forma, el mal practicado por el hombre va forzando su propia transformación, pues, como Espíritu inmortal y sometido a la ley de causa y efecto, recoge los frutos de su mala siembra como medida correctiva.

Leer másLa victoria aparente del mal