Golpeando cabeza

No sé si usted conoce la historia de aquel hombre que hizo varios crímenes y acabó siendo preso y condenado. Inconformado, todos los días él mueve la cabeza en las rejas gritando que no podían hacer aquello con él. Dios está siendo injusto. No merecía aquel castigo.

Varias veces estuvo internado en la enfermería con heridas en la cabeza. Con el tiempo, de tanto golpearse la coronilla en las rejas paso a sufrir de un dolor de cabeza que lo atormentaba. El mal se fue agravando a medida que continuaba cabeceando, inconformado por las rejas que lo prendían. Al final, se rompió una arteria en el cerebro, sufrió un derrame y murió.

Los compañeros comentaron:

Leer másGolpeando cabeza