Corazón prisionero

Jesús, que solo enseñaba el Bien, que curaba todos los males y consolaba a todos los afligidos fue condenado a la cruz. ¿Usted sabía, mi querido lector, que ella era destinada a los peores criminales?

¡Increíble hasta donde pueden ir la ignorancia y la maldad humana!

¡Crucificar al enviado divino, que pasó la vida practicando el Bien!

Leer más