Veneno

Corrosivo en el corazón, surgiendo de la unión entre la revuelta y el desánimo, tizna el manantial de la emotividad y sube a la cabeza en forma de nube. Y llegado al cerebro, transfigura el pensamiento en plasma sutil de lodo, perturbando la visión que se envuelve en clamoroso desequilibrio.

La víctima, de ese modo, no percibe más el bien que el Cielo esparce en todo, para ver sencillamente el mal que trae consigo, e imagina, con prisa, espinos y pantanos donde hay flores y bendiciones, ideando el crimen donde brilla la virtud.

Leer másVeneno

A la memoria de la Señora Condesa de Vallellano

¡Descansa en Paz, mujer! Ya tu gemido
no eleva triste su clamor al cielo…
Ya el dolor, que tu vida a consumido
lo cubre del sepulcro el denso velo.

Tu misión desgraciada se ha cumplido;
cesaron al morir tu afán, tu anhelo…
Tú reposas en tumba solitaria,
y yo elevo por ti santa plegaria.

Viajeros que cruzáis el nuevo mundo,
que el genio de Colón nos ha legado;
ese rico vergel grande y profundo
de propios y extranjeros admirado;

Leer másA la memoria de la Señora Condesa de Vallellano