Negociaciones con desencarnados

“La prohibición de Moisés era justa, porque la evocación de los muertos no se originaba en los sentimientos de respeto, afecto o piedad para ellos, siendo antes un recurso para adivinaciones, tal como augurios y presagios, explotados por el charlatanismo, y por la superstición. Esas prácticas, al parecer, también eran objeto de negocio y Moisés, por más que hiciese, no consiguió apartarlos de las costumbres populares.”

EL CIELO Y EL INFIERNO – 1ª parte – Capítulo 11º – Ítem 4.

Cuentan que Periandro, el tirano de Corintio, después de la desencarnación de Melisa, su esposa, mandó evocar a su espíritu, a través de un famoso médium de Dodona, en Epiro, a fin de informarse en cuanto el lugar en que fue enterrado un tesoro y cuyo secreto se lo llevó a la tumba.

Leer másNegociaciones con desencarnados