A mi madre

¡Cuánto tiempo hace ya, madre querida,
que estrecharte no puedo con mis brazos!
¡Oh! Con cuanto placer diera mi vida
por formar otra vez tan dulces lazos.

Una madre es la flor, puede decirse
que brota de este mundo en los abrojos…
¡Infeliz de aquél que vio extinguirse
la luz hermosa de sus tiernos ojos!

¡Al perder una madre, el sentimiento
angustia al corazón, y es tal la pena…
que trastorna abatiendo el pensamiento
y un recuerdo y no más, el alma llena.

Leer másA mi madre