Meditar… respirar

Es natural. Nuestra mente sufre sed de paz, como la tierra seca tiene necesidad de agua fría. Por ello, ven a un lugar apartado, en el país de ti mismo, a fin de reposar un poco.

Olvida las fronteras sociales, los controles domésticos, las incomprensiones de los familiares, los asuntos difíciles, los problemas inquietantes, las ideas inferiores.

Retírate de los lugares comunes a los que aún te sujetas. Concéntrate por algunos minutos en la compañía de Cristo, en el barco de tus pensamientos más puros, sobre el mar de las preocupaciones cotidianas…

Leer más

Lucha y liberación

“Vuestra vista se para en la tumba, y nosotros os mostramos más allá un horizonte espléndido. No sabéis porque sufrís en la tierra, pero en el sufrimiento veis ahora la justicia de Dios.”

LA GÉNESIS – Capítulo 1º – Ítem 62.

Estás puesto en una gran lucha.

Conflicto sin cuartel extendiéndose indomable.

Avalanchas aflictivas que surgen, enterrando esperanzas.

Batallas encarnizadas que aparecen, diezmando corazones.

Leer más

Cuna

Con excepción de los planes elaborados para obras especiales – obras en las que Espíritus misioneros administran las reservas fisiológicas a fin de crear reflejos de la Vida Superior entre los hombres, para impulsarlos a una mayor elevación -, la cuna del presente es el retrato de lo sucedido ayer.

El camino comenzado en una determinada existencia es la prolongación de los caminos recorridos en las encarnaciones que la precedieron. En la Tierra, la investigación científica llega hasta el agotamiento en el estudio de la trasmisión de los caracteres biológicos. Los núcleos de cromosomas al igual que los vehículos citoplasmáticos, los factores ambientales tanto como las genealogías familiares, son considerados por los genetistas para resolver la ecuación de los problemas del origen, y naturalmente, de sus indagaciones surgen resultados notables, como los referidos a los caracteres morfológicos y a las sorpresas de la adaptación.

Leer más

Recuerdo de la existencia corporal

304 ¿Recuerda el espíritu su existencia corporal?

«Sí; es decir, que habiendo vivido muchas veces como hombre, recuerda lo que ha sido, y a fe que a veces se ríe con lástima de sí mismo.»

Como el hombre que, llegado a la edad de la razón, se ríe de las locuras de su juventud, o de las puerilidades de su infancia.

305 El recuerdo de la existencia corporal, ¿se presenta al espíritu, después de la muerte, de un modo completo e inesperado?

«No, le aparece poco a poco, como algo que sale de entre brumas, y a medida que fija la atención.»

Leer más

Fe y conducta

“Por el Espiritismo, el hombre sabe de dónde viene, para donde va, porque está en la Tierra, porque sufre temporalmente y ve por todas partes la justicia de Dios.”

LA GÉNESIS – Capítulo 1º – Ítem 30.

Vive el cristiano moderno en la catedral forense de la Fe a la semejanza de nobles expositores en inoperancia, discursando para oyentes impasibles.

Apuntan deficiencias, presentan sugestiones, imponen directrices, sin resolver el problema de la multitud que los contempla en somnolencia silenciosa.

Leer más

La bendición del Padre

Si se convenció de que es bueno orar, vamos a reflexionar ahora algo muy importante:

Como orar.

Dirá usted:

– Enseñar a orar es llover sobre mojado. Cualquier niño sabe decir una oración…

Engaño suyo, compañero. Sepa que mucha gente piensa que ora, cuando solo repite palabras.

Orar es hacer hablar el corazón.

Leer más

¿Qué es la madre?

Es e árbol gigantesco a cuya sombra bienhechora acampa toda una familia por numerosa que esta sea; es el símbolo de paz y esperanza, en cuyos brazos se acogen lo mismo el criminal que el justo; es el oasis bendito en donde encuentran consuelo todos los afligidos; es la figura más grande que se puede encontrar sobre el planeta; es el ángel tutelar que guía nuestros vacilantes pasos, desde la cuna al sepulcro; es la esclava voluntaria dispuesta a todos los sacrificios, siempre que estos reporten un pequeño bien a los suyos; en fin, es el amor en todas sus manifestaciones, y sin embargo, de la madre recibimos el mayor mal, aunque sea inconsciente para ella.

Leer más