Cura del odio

«Por tanto si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; porque, haciendo esto, amontonarás brazas de fuego sobre su cabeza.» — Pablo. (Romanos, 12:20.)

El hombre, generalmente, cuando está decidido al servicio del bien, encuentra filas de adversarios gratuitos por donde pase, como ocurre a la claridad invariablemente asediada por el antagonismo de las sombras. Pero, a veces, sea por equívocos del pasado o por incomprensiones del presente, es enfrentado por enemigos más fuertes que se transforman en constante amenaza a su tranquilidad.

Leer másCura del odio

Lenguaje del perdón

“Repara en una vida de pruebas lo que a otro hizo sufrir en anterior existencia. Las vicisitudes que experimenta son, a su vez, una correlación temporal y una advertencia en cuanto a las imperfecciones que le cumple eliminar de sí mismo, a fin de evitar males y progresar para el bien.”

EL CIELO Y EL INFIERNO 1ª parte, Capítulo 5º – Item3.

La piedra bruta perdona las manos que la hieren, transformándose en pieza de estatua valiosa.

El barro soporta el fuego y perdona al alfarero, convirtiéndose en recipiente precioso.

Leer másLenguaje del perdón