Siempre querer más

Había una vez un pobre mendigo que se había acostumbrado a mal vivir con lo poco que le daban. Aunque no era viejo y estaba sano, no aceptaba ningún trabajo que le ofrecían y así iba de un lado para otro sobreviviendo como podía. Un día se encontró con un amigo de la infancia y ambos se pusieron a recordar viejos tiempos.

-¿A ti qué tal te ha ido? -le preguntó el amigo al mendigo.

-Muy mal -respondió-, ya ves, he tenido muy mala suerte y mi situación es lastimosa.

-Pues, mira -repuso el amigo-, yo he descubierto que tengo poderes sobrenaturales y creo que puedo ayudarte.

Leer másSiempre querer más

Festival de amor

“Reina allá la verdadera fraternidad, porque no hay egoísmo; la verdadera igualdad, porque no hay orgullo, y la verdadera libertad por no haber desorden a reprimir, ni ambiciones que procuren oprimir al débil.”

EL CIELO Y EL INFIERNO – 1ª parte – Capítulo 3º – Ítem 11.

Canta, alma, las bendiciones de la fe viva en la acción edificante del bien sin límite.

No preguntes como es la técnica perfecta del arte de ayudar.

Leer másFestival de amor