Seamos hermanos

Seamos hermanos, dejemos los malos pensamientos, dejemos de pensar mal de los demás, dejemos de envidiar al prójimo, dejemos de hacer daño a los demás, con palabras mal sanas, con pensamientos poco cristianos, pues eso nos perjudica tanto cuanto a los demás perjudicamos también.

Sería todo mucho mejor si comenzáramos a comportarnos como cristianos, si nos alegráramos por la buena dicha de nuestros semejantes, si fuéramos felices porque nuestro semejante es feliz y si ayudáramos a los que sufren, entonces, este mundo sería un mundo feliz, sería el Reino que Jesús tanto decía. Lamentablemente, todavía estamos lejos de ser cristianos de verdad, de ser espiritas de verdad de tener el evangelio de Jesús bien en nuestros corazones.

Leer más