Seamos hermanos

Seamos hermanos, dejemos los malos pensamientos, dejemos de pensar mal de los demás, dejemos de envidiar al prójimo, dejemos de hacer daño a los demás, con palabras mal sanas, con pensamientos poco cristianos, pues eso nos perjudica tanto cuanto a los demás perjudicamos también.

Sería todo mucho mejor si comenzáramos a comportarnos como cristianos, si nos alegráramos por la buena dicha de nuestros semejantes, si fuéramos felices porque nuestro semejante es feliz y si ayudáramos a los que sufren, entonces, este mundo sería un mundo feliz, sería el Reino que Jesús tanto decía. Lamentablemente, todavía estamos lejos de ser cristianos de verdad, de ser espiritas de verdad de tener el evangelio de Jesús bien en nuestros corazones.

Leer másSeamos hermanos

Reencarnación y evangelio

«En la casa de mi Padre hay muchas moradas…”

El hombre que desea y busca la espiritualización propia, debe contraponer su acción benéfica, su actividad constructiva, su labor fraterna al trabajo de las inteligencias pervertidas. Tales inteligencias, operando en el Plano Físico y en el Espiritual, tienen como meta la disgregación y la desarmonía.

Promoviendo o estimulando emprendimientos que se armonicen integralmente con los ideales del Cristianismo, podemos evitar que el conocimiento inoperante nos transforme en palacetes iluminados y de puertas cerradas construidos en pleno desierto, distanciados de la ignorancia y de la perversidad, del sufrimiento y de la lágrima. Debemos ser el cuartito humilde, pero siempre tibio, hospitalario y bueno, en donde la copa de agua fresca y el caldo reconfortante, revigoricen al viajero cansado, de las largas jornadas, en las difíciles y enredadas sendas de la ascensión.

Leer másReencarnación y evangelio