Ilusión y realidad

Un joven noble y hermoso
de mirada altiva y fiera,
contempla la faz severa
de su buen padre y señor.

Entró y un joven y un anciano
curioso ha de ser sin duda
el diálogo que se anuda,
le escucharemos lector:

Bien sabéis vos que cuento veinte abriles,
yo ambiciono del mundo los placeres,
quiero cruzar sus mágicos pensiles
donde vagan bellísimas mujeres.

Leer más

Transmigración progresiva II

192 ¿Se puede desde esta vida, observando una conducta perfecta, franquear todos los grados y llegar a ser espíritu puro, sin pasar por otros intermediarios?

«No; porque lo que el hombre cree perfecto está muy lejos de la perfección, y hay cualidades que le son desconocidas y no puede comprender. Puede ser tan perfecto como lo permita su naturaleza terrestre; pero ésta no es la perfección absoluta. Así como el niño, por mucha que sea su precocidad, ha de pasar por la juventud antes de llegar a la madurez, así también el enfermo pasa por la convalecencia antes de recobrar toda la salud. Y además, el espíritu ha de progresar en ciencia y moralidad, y si solo en un sentido ha progresado, es preciso que progrese en el otro para llegar a lo alto de la escala. Pero mientras más adelanta el hombre en la vida presente, menos largas y penosas son las pruebas siguientes.»

Leer más