Los días vividos

De forma convencional, el calendario nos muestra la posibilidad de trescientos sesenta y cinco días anuales. Incluso antes de que el año empiece señalamos, habitualmente, los festivos, escogemos el período de nuestras vacaciones profesionales, los viajes que deseamos realizar, los cursos que pretendemos hacer. En fin, idealizamos lo que queremos alcanzar en este período.

Trascurrido el periodo de tiempo, de un modo general, hacemos una evaluación, constatando lo que logramos o no realizar. A veces, lamentamos no haber tenido éxito en todo lo que queríamos, o por haber terminado el año sin empleo, o por haber perdido físicamente a alguien que amábamos mucho. O tal vez por la enfermedad que nos llegó, maltratando el cuerpo o el alma o ambos. No es raro lamentarnos de algo que hicimos pero, especialmente, de algo que dejamos de hacer.

Leer másLos días vividos