Obsesión espiritual

1. ¿Cómo saber que estamos obsesionados?

En el libro, En las Fronteras de la Locura, Manoel Philomeno de Miranda discurre de forma clara las alteraciones que ocurren en las ideas, en las emociones y en la salud provocadas por la obsesión, que son los indicios que la persona está siendo obsesionada: “Surgen, como efecto natural, los síndromes de la inquietud, las desconfianzas, los estados de inseguridad personal, las enfermedades de pequeña monta, los fracasos en torno al obsesionado que suma las angustias, dando campo a incertezas, la más amplia perturbación interior. Genera una psicosfera perniciosa a su alrededor por la eliminación de los fluidos deletéreos de que es víctima y la absorbe más condensada, por no querer oír saludables cuestiones, participar de convivencias amenas, leer paginas edificantes, auxiliar al prójimo, renovarse por la oración”.

Leer másObsesión espiritual

Turbación espiritista

163 ¿El alma, al abandonar el cuerpo, tiene inmediatamente conciencia de sí misma?

«Conciencia inmediata no es la palabra, pues por algún tiempo está turbada.»

164 ¿Todos los espíritus experimentan con la misma intensidad y duración la turbación, que sigue a la separación del alma y el cuerpo?

«No, puesto que depende de su elevación. El que está purificado se reconoce inmediatamente; porque se ha separado de la materia, durante la vida del cuerpo, al paso que el hombre carnal, cuya conciencia no es pura, conserva por mucho más tiempo la impresión de materia.»

Leer másTurbación espiritista