Fuiste niño un día

Tú ya fuiste niño un día… pero los años pasaron e hicieron de ti un joven, casi un adulto… Y ahora tú me miras con cierto desprecio sólo porque muchos años se han pasado y hoy yo soy un viejo… Tú observas mis manos trémulas y arrugadas y te olvidas que fueron las primeras que acariciaron las tuyas, inseguras en la infancia. Criticas mis pasos lentos, vacilantes, olvidando que ellos fueron los que orientaron tus primeros pasos.

Reclamas cuando te pido para que leas una palabra que mis ojos ya no consiguen vislumbrar con precisión, y te olvidas de las muchas palabras que yo repetí innúmeras veces para que tú aprendieses a hablar. Hablas de la lentitud de mis decisiones, olvidándote de que tus primeras decisiones fueron por ellas abalizadas. Dices que soy un viejo desactualizado, pero confieso que pensé muy poco en mí, para hacer de ti un hombre de bien.

Leer másFuiste niño un día

Salud es trabajar

A lo largo de su luminosa trayectoria, Chico experimentó innúmeros problemas de salud, sin permitir que los males físicos lo imposibilitaran. preguntado, en cierto hecho, si en algún momento sintió impaciencia o revuelta, explico:

-No sufro tanto así, porque la ciencia médica está bastante avanzada. Tengo, por ejemplo, un proceso de catarata inoperable y desde hace décadas hago la medicación en mis ojos, con mucha calma, porque considero, conforme me enseñó Emmanuel, que la posibilidad de ver ya es un privilegio.

Leer másSalud es trabajar