Guía de ayuda para la depresión

Lo primero de todo, vamos a ver lo que significa para nosotros, la palabra «depresión» La depresión puede venir de algo tan pequeño como cuando vas a limpiar la habitación de tu hijo o hija y está todo hecho un desastre. O tan grande como una nube negra, cubriéndote de tal manera, que no puedes ver un rayo de luz por ninguna parte. ¡Depresión! Hundiéndote, ¿hundiéndote de qué? Yo creo que es una luz espiritual dentro de tu propio ser. La gente que sufre depresión, normalmente, son personas muy sensibles, que pueden sentir lo que otras piensan sobre ellos, o la situación en la que están envueltos, la cual a su vez les hace sentirse peor, más hundidos, así que si sufren depresión y la Vida parece ser una carga muy pesada, ¿qué es lo que puede hacer?

Leer másGuía de ayuda para la depresión

Segundo orden. – Espíritus buenos

107 Caracteres generales. – Predominio del espíritu sobre la materia y deseo de hacer el bien. Sus cualidades y poder para practicarlo están en proporción del grado a que han llegado, poseyendo unos la ciencia, otros la prudencia y la bondad, y reuniendo los más adelantados el saber y las cualidades morales. No estando aun completamente desmaterializados, conservan más o menos, según su jerarquía, los vestigios de la existencia corporal, ora en la forma de lenguaje, ora en sus costumbres, en las que se llega a descubrir algunas de sus manías, y a no ser así, serían espíritus perfectos. Comprenden a Dios y el infinito, y gozan ya de la felicidad de los buenos; son dichosos cuando hacen el bien e impiden el mal, y el amor que los une es para ellos origen de una dicha inefable no alterada por la envidia, por los remordimientos, ni por ninguna de las malas pasiones, que atormentan a los espíritus imperfectos; pero todos han de sufrir pruebas hasta que alcancen la perfección absoluta.

Leer másSegundo orden. – Espíritus buenos