Cuerpo

Al margen de las digresiones científicas – puesto que los usuales libros técnicos sobre educación son suficientemente esclarecedores, en lo concerniente al aspecto exterior del cuerpo humano -, recordaremos que el Espíritu, inquilino de la casa física, es quien preside su formación y su sustentación, en forma consciente o inconsciente, desde la primera hora de la organización fetal, si bien a menudo lo hace con la asistencia protectora de Mensajeros de la Providencia Divina.

Como trae consigo la suma de los reflejos buenos y no tan buenos, en concordancia con la cosecha de méritos y perjuicios que sembró para sí mismo en el suelo del tiempo, el Espíritu incorpora a los moldes reducidos de su ser las células del equipaje humano, y las asocia a su propia vida a partir de la vesícula germinativa. Amparado en el seno materno, su cuerpo se estructura mediante las células referidas a medida que éstas se multiplican alrededor de la matriz espiritual, del mismo modo que la limadura de hierro lo hace sobre un imán, y forman al principio las láminas blastodérmicas de las cuales deriva el tubo intestinal, el tubo neural, el tejido cutáneo, los huesos, los músculos, los vasos.

Leer másCuerpo

Por amor

1-¿Por qué tantas personas se matan cuando el compañero rompe la relación afectiva?

2-¿Pero no es el amor la parte más importante de la existencia?

Sí, pero el amor verdadero, que se da, que se dedica, que es capaz de ejercitar valores cristianos, como la comprensión. Ésta nos dice que nadie es dueño de nadie y que toda relación afectiva, en los dominios del romance, pide reciprocidad. Amor posesivo, que no se conforma con la separación, es sinónimo de egoísmo.

Es porque hacen de él el objeto de sus vidas, sin comprender que apenas se trata de una parte de ella, delante del objetivo mayor, nuestro crecimiento como hijos de Dios. Muchos ignoran u olvidan que estamos destinados a la perfección, convocados al perfeccionamiento moral, espiritual e intelectual, incesantemente. Las uniones afectivas representan un detalle en ese contexto. Si las transformamos en la razón de existir, perdemos el hilo del ovillo y nos desajustamos. A partir de ahí, muchos males pueden ocurrir por una frustración amorosa, inclusive el suicidio.

Leer másPor amor