Jesús en Betania II Marta y María

Marta, Marta, afanada y turbada estás…

Hay, en la existencia humana, en la existencia de toda criatura, dos partes: la material, representada por las obligaciones que la propia vida impone, y la espiritual, representada por los deberes relacionados con el alma eterna. Ambas son respetables, porque integran el conjunto de necesidades humanas, consecuentes de la propia vida en sociedad.

La mujer y el hombre, el viejo y el niño, el pobre y el rico, la autoridad y el subalterno, el letrado y el analfabeto, viven estas dos verdades. Con todo, lo que las distingue, es que una tiene carácter efímero, mientras que la otra tiene carácter definitivo. La parte material de nuestras vidas, pese a su respetabilidad, es pasajera y transitoria. La parte espiritual es eterna, inmortal e imperecedera. La inquietud de Marta indica un mayor aprecio a la parte material, tanto así que no se preocupa de escuchar las sublimes lecciones que el Maestro distribuye en abundancia, y que María absorbe, sedienta.

Leer másJesús en Betania II Marta y María

Reuniones domésticas

1. ¿Podemos realizar reuniones mediúmnicas fuera del Centro Espírita?

Podemos realizar una cirugía fuera del hospital, pero será siempre algo más precario. Lo mismo ocurre con la reunión mediúmnica. El lugar adecuado es el Centro Espírita, donde la espiritualidad mueve recursos adecuados al intercambio.

2. ¿Cuál es el inconveniente de la realización de reuniones mediúmnicas en una residencia?

Además de no ser el lugar apropiado, está el peligro de atraer Espíritus obsesores que se sientan perjudicados por los servicios de asistencia espiritual, o Espíritus perturbados, que se instalan en la casa, buscando ayuda. En el Centro Espírita el trabajo es impersonal, no se centraliza en alguien o algunos. Los participantes quedan más resguardados. Al frente del trabajo está la institución.

Leer másReuniones domésticas