Finalidad de la Reencarnación

En El Libro de los Espíritus, respectivamente, ítem 115 y 132, Allan Kardec explica que «Dios creó todos los Espíritus simples e ignorantes y les impone la encarnación con el fin de hacerlos llegar a la perfección. Aunque la vida en la Tierra pueda ser muy corta, ella tiene, para cada uno, una connotación importante. El alma precisa de la experiencia en las dificultades que pueda encontrar, a fin de promover su progreso en la escala evolutiva. Depende de cada uno utilizar su libre albedrío, su voluntad, para aceptar los trastornos que le ocurren, mantenerse en el buen camino y apartarse de las acciones que puedan perjudicar su bienestar, tanto en esta vida como en vidas futuras. En verdad, la vida de cada uno, aunque pueda ser transitoria, cuando es conducida según la ley de Amor tiene el significado de una ascensión humanitaria. Nadie nace por casualidad, sino para realizar un destino, promover su perfeccionamiento físico, mental, emocional y espiritual, y para colaborar para la mejoría de las personas y del ambiente en que se encuentra.

Leer másFinalidad de la Reencarnación

La nave espacial

Las películas de ciencia ficción ya han mostrado, con mucha riqueza, escenas de naves espaciales inmensas cruzando el Cosmos a velocidades espantosas. Dentro de ellas, pequeñas ciudades. Salas, habitaciones, restaurantes, lugares de ocio, todo lo que se pueda imaginar. Además, una enorme tripulación llevando una vida normal, como si estuviera en un planeta cualquiera. Ni parece que estuviera cruzando el espacio velozmente. ¿Una visión futurística? ¿Un futuro lejano? La verdad, no.

Curiosamente, vivimos una realidad exactamente como esa, sin darnos cuenta. Somos pasajeros de una gran nave que se desplaza rápidamente por el espacio. Se llama Tierra. El planeta gira alrededor del Sol a una velocidad altísima, cerca de ciento siete mil kilómetros por hora. Además, todo nuestro sistema solar gira alrededor del centro de la galaxia a una velocidad de cerca de setecientos setenta y ocho mil kilómetros por hora.

Leer másLa nave espacial

La pereza

(Disertación moral dictada por San Luís a la señorita Ermance Dufaux ) – 5 de Mayo de 1858 .

– Un hombre salió de madrugada y se dirigió hacia la plaza pública para contratar obreros. Ahora bien, vio allí a dos hombres del pueblo que estaban sentados de brazos cruzados. Se acercó a uno de ellos y, abordándolo, le dijo “¿Qué haces aquí?” Y este le respondió: “No tengo trabajo”; aquel que busca obreros le dijo: “Toma tu azada y ven a mi campo, en la ladera de la colina donde sopla el viento del sur; cortarás el brezo y removerás la tierra hasta que llegue el atardecer; la tarea es ruda, pero tendrás un buen salario”. Y el hombre del pueblo cargó su azada sobre los hombros, agradeciéndole de corazón. Al oír esto, el otro obrero se levantó de su lugar y se aproximó, diciendo: “Señor, dejadme también ir a trabajar en vuestro campo”; y habiéndole dicho a ambos para seguirlo, el señor marchó adelante para mostrarles el camino.

Leer másLa pereza

Salvación

1–¿Cuál es el mayor de todos los males?

El egoísmo. Detrás de todo lo que se hace de errado en la Tierra, hay siempre la vieja tendencia humana de cada uno cuidar de si y el resto que se dañe. Se manifiesta desde la más tierna infancia.

2–¿El egoísmo es una característica del Espíritu humano o se trata de un desvío en el proceso evolutivo?

El Espíritu transitó, en sus comienzos, por los reinos inferiores de la creación. En esos estados, el comportamiento egocéntrico, comprendiendo tanto animales como vegetales, es natural, controlado y limitado por el instinto. La tendencia del vegetal es chupar el suelo a su alrededor; el animal no ve horizontes más allá de sus propias necesidades o, precariamente, las de la prole. Traemos algo de esos instintos.

Leer másSalvación

Diferentes órdenes de espíritus

96 ¿Son iguales los espíritus, o existe entre ellos alguna jerarquía?

«Pertenecen a diferentes órdenes, según el grado de perfección a que han llegado.»

97 ¿Hay un número determinado de órdenes o grados de perfección entre los espíritus?

«Es ilimitado el número porque no existe entre esos órdenes una línea de demarcación trazada a modo de barrera, pudiéndose así multiplicar o restringir voluntariamente las divisiones; pero, si se consideran no obstante, los caracteres generales, puede reducírselos a tres órdenes principales.»

Leer másDiferentes órdenes de espíritus

Delante de Dios y de Cesar

En nuestras relaciones habituales con César – simbolizando el gobierno político – no nos olvidemos que el mundo es de Dios y no de César, a fin de que no seamos parásitos en la organización social en la que fuimos llamados a vivir.

Muchos se creen plenamente exonerados de cualquier obligación para con el poder administrativo de la Tierra, simplemente porque, cierto día, pagaron a la maquinaria gubernamental que les dirige los impuestos de estilo, exigiéndole a cambio servicios sacrificantes por largo tiempo. Es justo no olvidar que somos de Dios y no de César y que César no dispone de medios para sustituir junto a nosotros la asistencia de Dios. Por eso mismo, la Ley, expresando las determinaciones de lo Alto, cuenta con nuestra participación constante en el bien, si nos proponemos a alcanzar la victoria con el progreso real.

Leer másDelante de Dios y de Cesar

Jesús y el mundo

El que se identifica con la vida futura es semejante a un hombre rico que pierde una pequeña suma sin turbarse con ello; aquél que concentra sus pensamientos en la vida terrestre es como un hombre pobre que pierde todo lo que posee y se desespera.

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO Capítulo 2º – Ítem 6.

Muchos cristianos-espiritas fervorosos en las cuestiones inmediatas, los cuales sienten dificultades en renunciar, procuran justificar sus actitudes fundamentándolas en bases falsas.

Se informan vinculados al espíritu del Cristo, sin embargo…

Leer másJesús y el mundo

Periespíritu

93 ¿El espíritu propiamente dicho no tiene envoltura alguna, o como se pretende, está rodeado de una substancia?

«El espíritu está envuelto en una substancia, aunque vaporosa para ti, muy grosera aún para nosotros; pero suficientemente ligera empero, para poderse sostener en la atmósfera y trasladarse donde quiere.»

Así como el germen del fruto está rodeado del periesperma, así también el espíritu propiamente dicho está rodeado de una envoltura, que por comparación puede llamarse periespíritu.

94 ¿De dónde toma el espíritu la envoltura semimaterial?

«En el fluido universal de cada globo, y por esta razón no es igual en todos los mundos. Al pasar de uno a otro mundo, el espíritu cambia de envoltura, como vosotros de vestido.»

Leer másPeriespíritu

El suicidio de Leila Lopes

Siempre nos entristece saber que alguien se suicidó, huyendo de los dolores y problemas del Mundo, como lo hizo la actriz Leila Lopes. Es una puerta falsa, que precipita al Espíritu a tormentos inenarrables. Eso es resaltado por las religiones de un modo general y demostrado a la sociedad por el Espiritismo, que abre la cortina que separa el mundo espiritual del mundo físico, mostrándonos, en toda su terrible extensión, el tormento de los suicidas.

Para un entendimiento mejor sobre el asunto, consideremos, lector amigo, que todos tenemos un cuerpo espiritual, el periespíritu, que es el vehículo de manifestación del Espíritu en el plano donde actúa, y su aro de unión con el cuerpo cuando está encarnado. No se trata de una invención de la Doctrina Espirita. Desde las culturas más remotas hay noticias al respecto. En el budismo esotérico se llama Kama-rupa; en el tradicionalismo griego; Pitágoras lo llamaba carne sutil del Alma; Leibnitz hablaba de cuerpo fluídico; para los Hermitistas era el cuerpo astral. La lista es larga…

Leer másEl suicidio de Leila Lopes