Derecho sagrado

«Porque a vosotros os fue concedido, en relación a Cristo, no solamente creer en él, sino también padecer por él.» – Pablo. (Filipenses, 1:29.)

Cooperar personalmente con los administradores humanos, en sentido directo, siempre constituye objeto de la ambición de los servidores de esa o de aquella organización terrestre.

Hecho invariable de confianza, compartir la responsabilidad, entre el superior que sabe determinar y hacer justicia y el subordinado que sabe servir, instituye la base de armonía para la acción diaria, realización esa que todas las instituciones procuran alcanzar.

Leer másDerecho sagrado

La gran despedida

Nacemos frágiles. De todos los seres vivos del planeta, somos los más indefensos. Sin alguien que nos alimente, nos cuide, vele por nosotros, perecemos. Acogidos por el amor de nuestros padres o por manos generosas que se nos tienden, en el cariño de tíos, abuelos, nos desarrollamos. Poco a poco, dominamos el cuerpo, nos levantamos para andar, apoyándonos en lo que esté cerca. Luego, aprendemos a correr, a saltar, a subir en los árboles. Y ya nadie nos detiene. Dominamos el alfabeto, los números. De las sillas de los primeros años de escuela, alcanzamos las de la universidad. Nos hacemos profesionales, disputamos el mercado.

Cada año es una conquista, una victoria. Aprendemos algo más y algo más nos es permitido. Y todo es celebrado de forma vibrante. El diploma, el concurso, el puesto disputado en la empresa de renombre, la promoción alcanzada. De entre tantas conquistas, posiblemente una de las más emocionantes es tener en manos el Permiso de Conducir.

Leer másLa gran despedida