Alucinaciones telepáticas

Alucinaciones telepáticas en las cuales un animal desempeña el papel de agente Caso I – (En sueños con indicios aparentes de posesión)

– Es el caso Haggard, que me limitaré a narrar tal como ha sido resumido, con la mayor exactitud, en la edición de julio de 1904 de la Revue des Études Psychiques, remitiendo al lector que desee detalles más extensos al número de octubre de 1904 del Journal of the Society for Psychical Research. Helo aquí: El señor Rider Haggard cuenta que se había acostado tranquilamente sobre la una de la madrugada del día 10 de julio. Una hora más tarde, la señora Haggard, que dormía en el mismo cuarto, oyó a su marido gemir y emitir sonidos inarticulados como de un animal herido.

Leer másAlucinaciones telepáticas

El Santo Casamentero

La joven era devota de Antonio de Padua. Oraba, de rodillas, diariamente, reiterando rogativas:

-Bendice a mis familiares, dales salud y paz. En cuanto a mí, santo querido, pido tu auxilio, ayúdame a encontrar a un compañero, a un buen muchacho que realice mis sueños de un hogar feliz, bendecido por muchos hijos…

La familia hasta ahí bien, ciertamente amparada por el santo… En cuanto al casamiento, nada. Ella parecía hacer oídos sordos. Entraba el año, salía el año, y nada de aparecer el príncipe encantado. Ya casi conformada en ser “tía” se vio, cierta vez, en sueños, delante del gran predicador del Evangelio. Sin vacilar, le dio respuesta a las reiteradas solicitaciones.

Leer másEl Santo Casamentero

Con amor

«Y, sobre todo esto, revestíos de caridad, que es el vínculo de la perfección.» – Pablo (Colosenses, 3:14)

Todo discípulo del Evangelio precisará coraje para atacar los servicios de la redención en sí mismo.

Nadie dispensará las armaduras de la fe, a fin de marchar con tranquilidad bajo tempestades.

El camino de rescate y elevación permanece lleno de espinas. El trabajo se constituirá de luchas, de sufrimientos, de sacrificios, de sudor, de testimonios.

Leer másCon amor

Panteísmo

14 ¿Dios es un ser distinto, o bien, y según opinión de algunos, es el resultante de todas las fuerzas y de todas las inteligencias del universo reunidas?

«Si así fuese, Dios no existiría; porque sería efecto y no causa, y no puede ser ambas cosas a la vez. Dios existe, no podéis dudarlo, y esto es lo esencial. Creedme, no paséis más allá; no os extraviéis en un laberinto del que no podríais salir. Esto no os haría mejores, sino quizá un poco más orgullosos; porque creeríais saber mucho, no sabiendo nada en realidad. Dejad, pues, a un lado todos estos sistemas, porque demasiadas cosas tenéis que más directamente os incumben, empezando por vosotros mismos. Estudiad vuestras propias imperfecciones, a fin de emanciparos de ellas, y más útil os será que querer penetrar lo impenetrable.»

Leer másPanteísmo

¿Dónde está mi mentor?

Se nota una cierta tendencia, en la actualidad, que las personas incorporan en sus vidas, nuevas ideas o conocimientos relativos a la vida espiritual. Estamos en la “nueva obra” y todos ya deben estar cansados de oír, y de leer, que las cosas están cambiando y que el intercambio entre los mundos físico y espiritual tiende a aumentar.

Nuestro pueblo, conocido por la facilidad de familiarizarse, con todos y con todo, ha hecho muchas “amistades” con los hermanos del “lado de allí”. Como la Doctrina Espirita es muy difundida por aquí, y diversas son las lecciones aprendidas por nosotros, hay algunos hechos, se vuelve muy popularizados y tratados de una forma interesante, para quien se atenta a observar. De entre varios de esos asuntos, lo que nos llama más la atención, en ese momento, es lo relacionado con el Mentor. Ángeles de la Guarda, Guías, Maestros interiores, etc., nunca estuvieron tan popularizados y tan íntimos como actualmente, en la visión espirita del Mentor.

Leer más¿Dónde está mi mentor?

A un poeta

¿Quién eres?.. Preguntó tu dulce acento;
¿Quién eres, di, la que en tu triste luto
elevas hasta el cielo tu lamento
pagándole a la muerte fiel tributo?

¿Quién eres?… La que en lánguidos cantares
revelas a los hombres la agonía,
repitiendo la brisa de los mares
cual eco de tu acento, ¡madre mía!

Esto dijo vibrante de ternura
tu dulce voz que resonó en mi oído,
y anhelé conocer el alma pura
a quien le conmoviera mi gemido.

Leer másA un poeta

Atributos de la divinidad

10 ¿Puede el hombre comprender la naturaleza íntima de Dios?

«No; y este es uno de los sentidos que le falta aún.»

11 ¿Será dado al hombre algún día comprender el misterio de la Divinidad?

«Cuando su espíritu no esté ya ofuscado por la materia y cuando, por medio de la perfección, se haya aproximado a ella, la verá y la comprenderá.»

La inferioridad de las facultades del hombre no le permite comprender la naturaleza íntima de Dios. En la infancia de la humanidad, a menudo el hombre la confunde con la criatura cuyas imperfecciones le atribuye; pero a medida que en él se desarrolla el sentido moral, su pensamiento penetra mejor el fondo de las cosas, y se forma de ellas una idea de Dios más exacta y más conforme con la sana razón, aunque incompleta siempre.

Leer másAtributos de la divinidad