Sueños de semilla

En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades. …Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo. En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después. Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen que dar. Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol. Y tantas son las semillas como son los sueños secretos.

Leer másSueños de semilla

Cremación

El miedo de ser enterrado vivo induce a mucha gente a pensar en la propia incineración. Se quema el cadáver evitando el problema. Pero hay una duda que inspira la pregunta más frecuente en las conferencias sobre la muerte:

– Si en el crematorio yo aún estoy preso al cuerpo, ¿qué ocurrirá?

En esas oportunidades, acostumbro a decir:

– Bien, en el interior del horno la temperatura alcanza mil cuatrocientos grados centígrados. Considerando que el agua hierbe a cien grados, podemos imaginar lo que es eso. Queda tan caliente que el propio cadáver entra en combustión. Entonces, en medio de las llamas, si el fallecido está lleno de concepciones teológicas medievales, imaginará, horrorizado:

“¡Dios mío! ¡Estoy en el Infierno!”

Leer másCremación