Invocación

Ángeles de la Paz de la Espiritualidad,
extended vuestras alas luminosas,
sobre este altar de lirios y rosas
floreciendo a las luces de la inmortalidad.

Genios de Luz, de amor y de bondad
almas divinas, almas cariñosas,
descended de las amplitudes de la Eternidad
¡a ese banquete de la fraternidad!

¡Venís de la claridad pura e inmensa!
traed a este cenáculo de la creencia
de la justicia de Dios, el Amor y la Luz!

Leer más

En favor de él (2)

Amigo.

Si cultivas un principio religioso, sabes que la muerte no es el fin. El Espíritu eterno, con los potenciales de inteligencia y sentimiento que definen su individualidad, simplemente deja la cárcel de carne, como mariposa libre del capullo, rumbo a la amplitud.

Raros, entretanto están preparados para la grandiosa jornada. Pocos ejercitan alas de virtud y desprendimiento.

Natural, por tanto, que el “muerto” experimente dificultades de adaptación a la realidad espiritual, principalmente cuando no cuenta con la cooperación de aquellos que comparecen al velatorio, en el arrastrar de las horas que preceden al entierro.

Leer más