Confianza reciproca

Muchos compañeros en la Tierra se declaran indignos de trabajar en la mies del Bien, alegando que no merecen la confianza del Señor, cuando la lógica patenta otra cosa. Si el Señor no te observase la devoción afectiva, no te entregaría la formación de la familia, en cuya intimidad, criaturas diversas te aguardan cariño y cooperación; si no te apreciase el espíritu de responsabilidad, no te permitiría desenvolver tareas de inteligencia, a través de las cuales influyes un gran número de personas; si no creyese en tu nobleza de sentimientos, no te induciría a sublimar principios y actitudes, en la realización de las buenas obras, con las cuales aprendes a extenderle, en el mundo, el reino de amor; si no te reconociese el sentido de la elección, no te llevaría a examinar teorías del bien y del mal, para que abraces libremente el propio camino; si no te aceptase el discernimiento, no te facultaría la obtención de este o aquel título de competencia, con el cual consigues aliviar, mejorar, instruir o elevar la vida de los semejantes.

Leer másConfianza reciproca

El laboratorio del mundo invisible

Cómo ya ha sido demostrado, el fluido cósmico universal es la materia elemental primitiva y sus modificaciones y transformaciones constituyen la gran variedad de los cuerpos de la naturaleza. El principio elemental del Universo posee dos estados diferenciados: el de eterización, o imponderabilidad, es decir que no puede ser pesado o precisado, al que podemos considerar su estado normal y primitivo, y aquello otro que vemos y comprobamos llamados de materialización o ponderabilidad, que sería consecutivo del primero. Cada uno de estos dos estados produce fenómenos especiales: al segundo pertenecen los del mundo visible, al mundo físico y al primero los del Mundo Invisible, al fluídico. Unos, denominados fenómenos materiales, son del dominio específico de la ciencia, y los otros, llamados fenómenos espirituales o psíquicos, se relacionan en especial con la existencia de los Espíritus y están dentro del dominio del Espiritismo. Pero, como la vida espiritual y la vida corporal se hallan constantemente en contacto, los fenómenos de ambos órdenes se presentan a menudo de forma simultánea.

Leer másEl laboratorio del mundo invisible