Por la paz del mundo

El papel de la mujer en la vida de los pueblos es inmenso. Hermana, esposa o madre, es la gran consoladora y la cariñosa consejera. Ella tiene el futuro de la Humanidad en sus manos. A través de la maternidad, ofrece al mundo los ciudadanos de hoy y del mañana. Es ella quien proporciona soldados a los cuarteles, ofrece los intelectuales para las academias, da al mundo los hombres extraordinarios que realizan las grandes transformaciones en el planeta en que vivimos.

La Historia nos la muestra, en diversas ocasiones, como la guerrera, al lado del hombre que ha elegido como pareja; o como la política sagaz que interfiere por el bien del pueblo.

Recordamos a nuestras heroínas María Quitéria, durante la independencia de nuestro país (Brasil); de Anita Garibaldi, del estado de Santa Catarina, que sirvió a dos países. También la encontramos como la intelectual, la artista, la ejecutiva eficiente. Sin embargo, entre todos estos papeles, con seguridad el que se sobresale es el de madre. Donde quiera que esté, ella es la dulzura transformada en cuidado para con el hijo.

Leer másPor la paz del mundo