De otro mundo Celestial

¡De otro mundo! gran problema
que busca la humanidad;
sol que nuestra frente quema
misericordia suprema
de infinita voluntad.

¡Otro mundo! gran misterio
que el ser material negó;
diciendo que este hemisferio
por límite un cementerio
fue todo lo que encontró

En tanto que el cristianismo
esperó en la eternidad;
y el grandioso Espiritismo
miró en la tierra el abismo
donde gime la humanidad..

Leer másDe otro mundo Celestial

Jesús en el Evangelio

El Espiritismo presenta a Jesús como el tipo más perfecto que Dios ha ofrecido al ser humano para que le sirviera de guía y de modelo. En el libro Camino de la luz, el Espíritu Emmanuel nos explica que Jesús forma parte de una comunidad de Espíritus puros que dirigen la vida y los fenómenos de todas las colectividades planetarias. Para que Jesús, un ser de tan sublime jerarquía espiritual, pudiera estar físicamente en la Tierra fue imprescindible que se adaptara, cumpliera y se sometiera a todas las leyes físicas que regulan la materia, en una gradual operación de reducción vibratoria, que le permitiera ajustar su psiquismo tan elevado al restrictivo metabolismo biológico de un simple cuerpo carnal, cuya naturaleza, siendo exactamente la misma que la de cualquier otro ser humano, estaría, inevitablemente, sujeta a reacciones distintas debido a las cualidades tan superiores del Espíritu allí encarnado, cuestión que se mostró a la largo de su vida física.

Leer másJesús en el Evangelio