Llamada

(…) Nosotros fuimos llamados por Jesús para tornar el mundo mejor.

No fue por acaso que en la última hora la voz del Divino Pastor llegó hasta nosotros. No nos encontramos en el mundo marcados apenas por los delitos y los errores pretéritos, somos los siervos del Señor en proceso de perfeccionamiento para servirlo mejor. Ni la jactancia de los presuntuosos, ni la subestima de los prefieren la acomodación.

Servir, hijos míos, con la instrumentalidad de la que dispongamos es nuestro deber. Observamos que la siembre crece, pero los trabajadores no se multiplican geométricamente como sería de desear, porque estamos aferrados a los hábitos enfermos, que en el momento de la evolución antropológica, nos sirvieron de base para la transformación del instinto en emoción edificante. La manera más segura de preservar los valores del Evangelio de Jesús en nosotros es a través de la vinculación mental con nuestro Conductor.

Leer másLlamada