Invocación

Ángeles de la Paz de la Espiritualidad,
extended vuestras alas luminosas,
sobre este altar de lirios y rosas
floreciendo a las luces de la inmortalidad.

Genios de Luz, de amor y de bondad
almas divinas, almas cariñosas,
descended de las amplitudes de la Eternidad
¡a ese banquete de la fraternidad!

¡Venís de la claridad pura e inmensa!
traed a este cenáculo de la creencia
de la justicia de Dios, el Amor y la Luz!

Leer másInvocación

En favor de él (2)

Amigo.

Si cultivas un principio religioso, sabes que la muerte no es el fin. El Espíritu eterno, con los potenciales de inteligencia y sentimiento que definen su individualidad, simplemente deja la cárcel de carne, como mariposa libre del capullo, rumbo a la amplitud.

Raros, entretanto están preparados para la grandiosa jornada. Pocos ejercitan alas de virtud y desprendimiento.

Natural, por tanto, que el “muerto” experimente dificultades de adaptación a la realidad espiritual, principalmente cuando no cuenta con la cooperación de aquellos que comparecen al velatorio, en el arrastrar de las horas que preceden al entierro.

Leer másEn favor de él (2)

Problemas en la convivencia

Se cuenta, que hace muchos, muchos años, durante una era glacial, cuando parte de la Tierra estuvo cubierta por densas capas de hielo, muchos animales no resistieron el frio y murieron. Sin embargo, un gran grupo de cuerpo espines buscaron una manera diferente para enfrentar el frío y sobrevivir. Los animales concordaron en unirse, juntarse más y más con la intención de protegerse mutuamente. Así, cada uno podía sentir el calor del cuerpo del otro y, todos juntos, bien unidos, se agasajaban y se calentaban, enfrentando por más tiempo aquel invierno riguroso.

Leer másProblemas en la convivencia

Sobre las sociedades espiritistas XVII

Amigos míos, dejadme que os dé un consejo, porque vosotros marcháis sobre un terreno nuevo y si seguís la ruta que os indicamos no os perderéis. Se os ha dicho una cosa que es muy verdadera y queremos recordárosla; es que el Espiritismo solo es una moral, y no debe salir de los límites de la filosofía ni un solo paso, si no quiere caer en el dominio de la curiosidad.

Dejad a un lado la cuestión de las ciencias: la misión de los Espíritus no es de resolverlas ahorrándoos el trabajo de la investigación, sino procurar haceros mejores porque de este modo es como avanzares realmente.

San Luis.

Leer másSobre las sociedades espiritistas XVII

Directriz Espirita

Con la perseverancia llegarás a cosechar el fruto de tus trabajos. El placer que experimentarás al ver a la Doctrina difundirse y ser bien comprendida será para ti una recompensa, cuyo valor conocerás en su totalidad, quizá más en el porvenir que en el presente. No te inquietes, pues, por los espinos y las piedras que sembrarán en tu camino los incrédulos o los malvados. Conserva la confianza: con ella alcanzarás la meta, y merecerás ser ayudado siempre.

EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS – Prolegómenos.

Muchas son las direcciones que puedes tomar, imprimiendo un nuevo curso a la vida. Caminos se multiplican atrayentes, dificultándote la opción.

Leer másDirectriz Espirita

Improvisación

Mujer de corazón, genio eminente,
ensueño realizado del poeta;
tú haces latir el corazón doliente
en el dolor inmenso de “Violeta”.

Yo he visto otras mujeres, que han cantado
resonando su voz en el vacío;
pero que en nuestra mente no han dejado
más que un recuerdo indiferente y frío;

Más tú no eres así, sabes del alma
despertar las dormidas emociones;
por ti se llora la perdida calma
y se abrigan de amor las ilusiones.

Leer másImprovisación

Vida y valores (Fantasmas de nuestra vida)

Es muy curiosa la imaginación popular. No existe una única criatura que no haya oído hablar de historias fantásticas, fantasmagóricas. Las historias de los viejos castillos ingleses, los viejos castillos noruegos, donde los fantasmas pasaban arrastrando cadenas, descendiendo escaleras, haciendo ruido, algunos aullando, otras atravesando los patios de las casas en noches de luna llena, tapados por una blanca sabana que reflejaba la claridad argéntea de la luna.  ¿Quién nunca ha oído hablar de mulas sin cabeza, de sacis, en las realidades de los bosques brasileños, en el Norte y Nordeste del Brasil? ¿Quién nunca ha oído hablar de esos seres que causaban espanto a todas las personas, los fantasmas?

Leer másVida y valores (Fantasmas de nuestra vida)

Velatorio ideal

Comparecimos, cierta vez, al velatorio de un compañero de Doctrina. Los familiares, espiritas también, perfectamente conscientes de los problemas relacionados con el desligamiento, le ofrecieron un inestimable apoyo y edificante ejemplo de equilibrio y compostura que sensibilizó a mucha gente. 

No había ningún aparato fúnebre. Solo flores, muchas flores y música suave, convidando a la meditación. Viuda e hijos recibían las condolencias con serenidad, vertiendo lágrimas discretas, amenizando el trance de amargura con una perfecta conformación a los Designios Divinos. Se pedía silencio y oración. Por dos o tres veces, en el pasar de las horas, eran leídos, en voz pausada, textos espiritas relacionado con la muerte, destacando a los presentes de sus responsabilidades delante de alguien que, en las puertas de la Vida Espiritual, ave presto a dejar la jaula que lo aprisiona, tiene las alas aun frágiles y comprensibles inhibiciones, problemas que pueden ser agravados o minimizados por los presentes.

Leer másVelatorio ideal

El poeta

Es un destello sagrado
de un gran Ser Omnipotente,
y si ese mundo ha brillado
es porque luz le ha prestado
el esplendor de su frente.

Él como padre amoroso
olvida la ingratitud,
y siempre noble y grandioso
muestra al hombre vanidoso
el germen de la virtud.

Va aliviando el padecer
en su azarosa misión,
porque es el poeta un ser,
que al mundo le da placer
llorando su decepción.

Leer másEl poeta