Litigios

Por instinto, la criatura es agresiva, y cuando no logra exteriorizar esa violencia cae en mecanismos de fuga, de depresión, de amargura. Herencia de las etapas inferiores de la evolución, la agresividad debe ser canalizada para poder adquirir valores morales, intelectuales, artísticos, profesionales. La conquista de la razón proporciona la transmutación de la agresividad y permite que se establezca el predominio de la naturaleza espiritual, en detrimento de la animal, en el ser humano. Cuando el individuo no logra o no desea modificarse y alterar el comportamiento rumbo al equilibrio y el progreso, elige el litigio como forma de satisfacción personal, de exaltación al ego. Se torna sumamente agresivo, envidioso, celoso y trabaja en oposición al proceso natural de la evolución.

Hay momentos para las aclaraciones y las disensiones en niveles elevados de discordancia. No a cualquier hora, ni por cualquier motivo. ¡Ten cuidado contigo! deja que te invada y te envuelva la energía divina, a fin de que puedas superar la tentación de contender o debilitarte ante los perseguidores contumaces, los litigantes de la inutilidad. Herencia de la naturaleza animal que predomina en el ser humano, la tendencia a la discusión, a competir, a la desavenencia, se transforma poco a poco en agresiva y sórdida, con esa característica del primitivismo del cual no se liberó. Muchas veces, disentir es una actitud saludable cuando no se está de acuerdo por una u otra razón.

Seguir leyendo “Litigios”

Nuestras próximas Navidades

Todos los años, en el mes de diciembre, en casi todo el mundo, la gente se prepara para las conmemoraciones navideñas. Las grandes ciudades se llenan de luces, de colores, en el intento de atraer a los turistas a su comercio. A pesar de todo este reclamo publicitario, por muchos duramente criticado, hay un aspecto especial del que, a veces, no nos damos cuenta. Precisamente, porque fijamos nuestros ojos en lo estrictamente material.

Son los villancicos, cantados por iconos de la música internacional en los teatros, en las iglesias, en los quioscos, en las plazas públicas, emocionando a las personas, remitiéndolas al verdadero sentido de estas fechas: el nacimiento del Ser más extraordinario que ha habitado en este planeta. Nada menos que nuestro Rey Solar, Jesús, el Cristo.

Dramatizaciones de Su llegada al planeta, la visita de los pastores, la llegada de los Reyes Magos, adorándole, todo es recordado con detalles. En esta evocación al Rey Celeste, los versos de las canciones son como oraciones dirigidas al Cumpleañero. Algunas de ellas, verdaderas perlas de luz, como la que fue concebida por un compositor italiano.

Seguir leyendo “Nuestras próximas Navidades”
Volver arriba