Vida y valores (El problema de la tentación)

Existe una dificultad en el ser humano, que es necesario parar muchas veces para pensar al respecto. Es la dificultad de las tentaciones. Al fin y al cabo, ¿Qué fenómeno es ese? Casi siempre, en la problemática de las tentaciones, hacemos un juicio de nosotros mismos, y damos una mala interpretación de las cosas, de nuestras posibilidades. Hay veces que valoramos nuestra condición por encima de lo debido, súper valorizamos nuestras posibilidades, juramos que no cederemos en determinadas cuestiones, que no caeremos en determinadas circunstancias, y acabamos por adoptar posturas de las cuales somos llevados por la tentación. A veces, tenemos la tentación de traicionar, de traicionar a un amigo, de engañar a la esposa, de engañar al marido, de traicionar a una persona que es querida por nosotros. ¿Por qué nos ocurre esa tentación? Otras veces, tenemos la tentación de hurtar. Si, de robar. Y esa tentación se manifiesta desde la cleptomanía, en que personas hurtan cosas de tiendas, de mercados, hasta el impuesto de renta fraudulento. Es un hurto. Si, es un hurto. Tenemos la tentación de beber. Comenzamos con la primera copa y juramos que quedaremos sobrios, que podremos conducir el coche, y juramos…

Seguir leyendo “Vida y valores (El problema de la tentación)”

Comunicaciones apócrifas XXXI

¡Vamos, hijos, unid vuestras filas! Quiere decir, que vuestra buena unión haga vuestra fuerza. ¡Vosotros que trabajáis en la fundación de un grande edificio, velad y trabajad siempre para consolidarlo por su base, y entonces podréis levantarlo bien alto, bien alto!

El progreso es inmenso sobre todo nuestro globo; una cantidad innumerable de prosélitos se forman bajo nuestra bandera; muchos escépticos y aun de los más incrédulos se acercan también.

¡Marchad, hijos, marchad con el corazón alto, lleno de fe, el camino que seguís es hermoso; no os paréis; seguid siempre la línea recta, servid de guías a aquellos que vienen después de vosotros, ellos serán felices, muy felices!

Seguir leyendo “Comunicaciones apócrifas XXXI”
Volver arriba