Pensamientos

El amor, para ser verdadero y trascendente, ha de ser completamente espiritual; entonces adquiere la cualidad de puro.

El libro de la ciencia está cerrado para el hombre. Solamente lo puede abrir con el estudio, el trabajo y la fe. Por el contrario, el libro del sentimiento lo tiene abierto en todo momento. Su deber es desarrollarlo. No he de sentarme a esperar que la fe venga a mí, como una fuerte y maravillosa sensación. Yo debo ir a tomarla en la palabra de Dios, donde Él la guardó para mí.

Seguir leyendo “Pensamientos”

La verdadera propiedad

9. El hombre no posee en propiedad sino lo que puede llevarse de este mundo. Lo que encuentra cuando llega y lo que deja cuando se va, lo goza mientras permanece en él; pero puesto que está obligado a abandonarlo, sólo tiene el usufructo y no la posesión real. ¿Qué posee pues? nada de lo que puede ser de uso para el cuerpo, y si todo lo que es para uso del alma: la inteligencia, los conocimientos, las cualidades morales, esto es lo que trae y lo que se lleva, lo que ninguna persona puede quitarle, y lo que le servirá en el otro mundo más aún que en éste; de él depende el ser más rico cuando se va que cuando llega, porque de lo que haya adquirido en bien, depende su posición futura. Cuando un hombre va a un país lejano, arregla su pacotilla de los objetos que tienen salida en el país; pero no se carga con aquellos que le serían inútiles.

Seguir leyendo “La verdadera propiedad”
Volver arriba