Libertad de pensar

Llamada fraternal a los hermanos de ideal espirita. Queridísimos hermanos, por el pensamiento podemos crear o destruir, por eso Jesús nos recomendó vigilar y orar (Marcos, 14:38) antes de hablar y actuar. Todo lo que pensamos, más tardeo más temprano, influenciará nuestras vidas y la de los otros para bien o para mal, si insistimos en eso y trabajamos para su realización.

El pensamiento, dice León Denis, “genera nuestras palabras, nuestras acciones y,con él, construimos, día a día, el edificio grandioso o miserable de nuestra vida presente y futura” (1). Dice aun ese filósofo que: Modelamos nuestra alma y su envoltura con nuestros pensamientos; estos producen formas, imágenes que se imprimen en la materia sutil, de que el cuerpo fluídico es compuesto. Así,poco a poco, nuestro ser se puebla de formas frívolas o austeras, graciosas o terribles, groseras o sublimes; el alma se ennoblece, embellece o crea una atmósfera de fealdad. Según el ideal que vea, la llama interior se aviva o se oscurece. (1)

Seguir leyendo “Libertad de pensar”

La bendición de la salud

La salud es consecuencia de diversos factores que se conjugan en pro de la armonía psicofísica de la criatura humana. Procedente del espíritu, la energía elabora las células y las sustenta en el ministerio de la vida orgánica, atendiendo de ese modo la finalidad a que están destinadas. Al irradiarse a través del periespíritu, fomenta la preservación del patrimonio somático, al cual proporciona resistencia contra los agentes destructivos, a cuya agresión se enfrenta en una lucha sin tregua. Cuando tales fuerzas dejan de estar organizadas, los invasores microbianos ganan la batalla y se instalan, con lo que dan origen y curso a las enfermedades.

Seguir leyendo “La bendición de la salud”
Volver arriba