El adolescente y el suicidio

No consiguiendo la autoidentificación mediante el proceso de educación a que se encuentra sometido, o portador de un disturbio psicótico maniacodepresivo que no consiguió superar, o experimentando frustraciones derivado de conflictos íntimos, el adolescente inmaduro opta por la solución adversa del suicidio.

Sin estructura emocional para enfrentar los imperativos psicosociales, o incluso los desafíos de los relacionamientos interpersonales, o aturdido por las secuelas de las drogas adictivas, o empujado al plano secundario en el hogar, el adolescente parece no encontrar camino que deba ser recorrido, cayendo en el suicidio infame, de consecuencias,infelizmente imprevisibles y aterradoras.

Ignorando la realidad de la vida en su magnitud y profundidad, procura solucionar los problemas normales, pertinentes a su crecimiento, de la manera más absurda, que es la búsqueda de la muerte, en cuyo campo resurge vivo, ahora bajo la carga insoportable de la situación elegida para huir, del combate, que lo elevaría al estadio superior de conocimiento y de autorrealización.

Leer másEl adolescente y el suicidio