Jesús está presente

A veces parece que el mundo está al borde del caos y que ya no hay manera de arreglarlo. A veces se piensa que nada conseguirá revertir la confusión que se instaló.

Miseria, guerras, terrorismo, corrupción, violencia, dolor. Tal parece que no hay nada que esté bien. Pero el bien existe. No hace alarde, apenas acontece y se explaya.

El amor existe e impulsa a los seres humanos al progreso, a la búsqueda de su espiritualidad, a la caridad legítima y mantiene encendida la llama de la esperanza. Porque Jesús está presente. No se ausentó del mundo. Permanece e inspira al ser humano para que alcance su elevado destino.

Seguir leyendo “Jesús está presente”

Silencio necesario

El silencio hace gran falta en la civilización contemporánea. Se habla en demasía, y por consiguiente, se habla de lo que no se debe, no se sabe. En la falta de un asunto edificante, o indiferentes para con el, las personas se sirven de temas negativos, perjudiciales o sórdidos, denegriendo la propia alma, insultando al prójimo y consumiendo valiosas energías. Hay una preocupación excesiva por hablar, opinar, aun mismo cuando se desconoce la cuestión. Parece que el referirse a todo con buenos modales, cuando estamos juntos, da respeto. Aumentan, así, la maledicencia, se confunden las opiniones, y se entorpecen los contenidos morales de las palabras. 

Seguir leyendo “Silencio necesario”
Volver arriba