¿Emociones verdaderas?

Cuentan que, en China, un hombre ya anciano decidió regresar al lugar donde había nacido y del que salió siendo muy joven. En el camino se unió a un grupo de viajeros que seguían la misma ruta y les explicó su deseo de volver a la tierra que lo vio nacer. Después de varias monótonas jornadas, aquellos hombres decidieron divertirse a costa del viejo.

-Mira, anciano, estamos llegando a la tierra de tus antepasados, esas montañas que vemos las contemplaron tus ojos cuando eras niño.

El viejo, a pesar de no recordar nada, se sintió dichoso de ver aquellas cumbres. Horas después llegaron a unas casas en ruinas.

-Mira, anciano, seguro que entre estas piedras jugaste en tu infancia.

Leer más¿Emociones verdaderas?

Vida y Valores (Educación religiosa de los hijos)

No siempre observamos que nuestros hijos son seres espirituales. Nuestros hijos son Espíritus. No importa cuál sea nuestra creencia, no importa si no tenemos creencia religiosa, el hecho es que nuestros hijos son los hijos de Dios, prestados a nuestros cuidados, durante un tiempo más o menos largo en la Tierra. Cuando pensamos en eso, nos viene a la mente la razón por la cual la Divinidad sitúa esos hijos junto a nosotros. Sitúa a Sus hijos junto a nuestros hijos que ya llevan más tiempo en la encarnación. Cuando pensamos en eso, tenemos que tener en cuenta que hay razones bastante ponderables, bastante plausibles para que nosotros recibamos, por parte del Creador, uno o más de Sus hijos bajo nuestros cuidados. A partir de ahí entonces, pensar lo que Dios quiere de nosotros con relación a esos hijos puestos bajo nuestras manos. Sin ninguna duda, cualquiera de nosotros que llega a la Tierra para una nueva existencia, para una nueva experiencia, o si quisiéramos, para una nueva encarnación, viene con el propósito de evolucionar.

Leer másVida y Valores (Educación religiosa de los hijos)