La depresión en la visión Espirita

La depresión puede ser conceptuada como una alteración del estado de humor, una tristeza intensa, un abatimiento profundo, con desinterés por las cosas. Todo pierde la gracia, el mundo queda ceniciento, vivir se convierte en una tarea difícil, pesada, con ideas fijas y pesimistas. Podríamos considerarla como una emoción deteriorada. Las emociones naturales deben ser pasajeras, circular normalmente, sin desequilibrar el ser. La tristeza, por ejemplo, es una emoción natural, que nos lleva a entrar en contacto con nosotros, a la introspección y a la reflexión sobre nuestras actitudes. Ahora, una vez deteriorada, prolongada, acompañada de sentimiento de culpa, nos lleva a la depresión. Podemos dividir la “depresión” de tres formas, de acuerdo con el factor causal:

Depresión Relativa o Neurosis Depresiva: – esta depende de un factor externo desencadenante, generalmente pérdidas o frustraciones, tales como separación, pérdida de un ente querido, etc.

Depresión Secundaría y Dolencias orgánicas: accidente vascular cerebral (“Derrame”), tumor cerebral, dolencias del tiroides, etc.

Leer másLa depresión en la visión Espirita

Vida y Valores (La desencarnación)

Existen cosas de las cuales no conseguimos huir. Cosas que son parte de Leyes inexpugnables. De entre esas Leyes inexpugnables, que todos conocemos en la Tierra, existe la Ley de la desencarnación, la muerte. Naturalmente que el ser espiritual que somos nosotros, la criatura espiritual que nosotros representamos, esa no muere jamás. Ese individuo es inmortal. Una vez que somos creados por Dios, nunca desapareceremos del plano de la Divinidad. Cambiaremos de mundos, de cuerpos, pero seremos, continuaremos siendo. Pero, todas las cosas resultantes de la materia pasan por transformaciones en su estructura. Esas transformaciones la llamamos muerte.

Si miramos una montaña de barro rojo, que retiramos con facilidad, poca gente imaginará que esa montaña de barro rojo era una montaña de hierro, de mineral de hierro que, a lo largo del tiempo, se transformó y, en el lugar del hierro que teníamos que llevar al fuego para que él se disuelva, ahora tenemos el barro, que usamos para la construcción, para la plantación, para allanar caminos, damos un numero enrome de usos.

Leer másVida y Valores (La desencarnación)