Salud es trabajar

A lo largo de su luminosa trayectoria, Chico experimento innúmeros problemas de salud, sin permitir que los males físicos lo imposibilitaran. Indagado, en cierto hecho, si en algún momento sintió impaciencia o rebeldía, explicó:

-No sufro tanto así, porque la ciencia médica está bastante avanzada. Tengo, por ejemplo, un proceso de catarata inoperable y desde hace décadas hago la medicación en mis ojos, con mucha calma, porque considero, conforme me enseñó Emmanuel, que la posibilidad de ver ya es un privilegio.

Notable postura, ¿no es así, lector amigo? Un convite a la reflexión en torno de males que no nos afligirán tanto, si no los imaginásemos capaces de paralizar nuestras iniciativas y descolorear nuestra existencia. La forma como el mentor espiritual le sedimentó esa convicción es bastante pintoresca.

Cierto hecho, luchando por vencer un proceso hemorrágico en el ojo derecho, Chico dejó de participar en los trabajos mediúmnicos por dos días. Emmanuel vino a verlo. Seguir leyendo “Salud es trabajar”

Volver arriba