Esopo y la lengua

Esopo era un esclavo de una inteligencia peculiar que servía en la casa de un conocido jefe militar de la antigua Grecia. Un cierto día, en el que su patrón conversaba con otro compañero sobre los males y las virtudes del mundo, llamaron a Esopo para que diera su opinión sobre el asunto, a lo que respondió con presteza:

– Tengo la más completa seguridad que la mayor virtud de la Tierra está en venta en el mercado.

– ¿Cómo? Preguntó el amo sorprendido. ¿Tienes seguridad de lo que estás diciendo? ¿Cómo puedes afirmar tal cosa?

– No sólo lo afirmo, como, si mi amo me lo permite, iré hasta allá y traeré la mayor virtud de la Tierra. Seguir leyendo “Esopo y la lengua”

Vida y valores (El libro y la lectura)

Desde los tiempos inmemoriales de la humanidad, las criaturas pasaron a tener contacto con formas de mantener vivas sus impresiones, modos de registrar su historia, incluso en la Prehistoria. Y comenzaron a hacer escritos, diseños en las piedras, en las rocas, más adelante en los troncos de los árboles, en las cerámicas. Después de mucho tiempo el individuo fue consiguiendo preparar determinados vegetales y convertirlos en un tipo de tejido llamado papiro. De esa forma, tuvimos los escritos en las cortezas de los árboles y en los papiros. Después, en los tejidos de algodón, de lino, de cañamón, de seda, a lo largo de los años. Hasta que llegamos a la edad media y el genio alemán Johannes Gutenberg inventó tipos móviles. Surgió la gráfica. Hasta entonces los textos escritos, los libros, que eran raros, muchas veces producidos en los castillos, en los conventos, en los seminarios, otras veces en gabinetes de algunos pensadores de la ciencia, eran copiados. Seguir leyendo “Vida y valores (El libro y la lectura)”

Volver arriba