Eterno noviazgo

Una de las causas señaladas para las separaciones conyugales ha sido el aburrimiento. Poco a poco, la relación que era cálida, dulce, va asumiendo un carácter de hastío, cansancio y rutina.

Los días de noviazgo parecen lejanos, casi borrados, surgiendo en la pantalla mental como ligeros recuerdos, de vez en cuando. Son los hijos que surgen, exigiendo cuidados y atenciones. Es el trabajo profesional que impone empeño redoblado. Son las tareas domésticas, repetitivas y cansativas. Con todo esto, cada cónyuge va realizando lo que le concierne, como si fuera un autómata, un robot. Nada que escape a la rutina de las horas y de los días. Incluso el entretenimiento del fin de semana, las visitas a los padres de uno y otro siguen una programación previa, con día y hora marcados. No es de admirar que los años traigan para dentro del hogar y para la pareja el aburrimiento. Con él, el desinterés por el otro, la indiferencia en las relaciones y la apatía. Seguir leyendo “Eterno noviazgo”

Concepción de la justicia Divina

La tierra es una valiosa arena de servicio espiritual, un filtro donde el alma se purifica poco a poco en el curso de los milenios, adquiriendo cualidades divinas para la ascensión a la gloria celeste. La salvación solo es importante para aquellos que desean salvarse.

El alma, combatida por las pruebas que le imponen el dolor de fuera hacia dentro, se refunde, poco a poco, tranquilizándose hasta abrazar, por fin, la responsabilidad que creó para sí misma. El infierno, puede ser definido como un vasto campo de desequilibrio, establecido por la maldad calculada, nacida de la ceguera voluntaria y de la perversidad completa, donde viven Espíritus que se bestializaron, fijándose en la crueldad y en el egocentrismo.

El espíritu indisolublemente está unido a sus obras, sus actos tejen alas de liberación o de cadenas de cautiverio, para su victoria o su derrota. A nadie debemos nuestro destino, sino a nosotros mismos. Nadie avanza hacia el frente sin pagar las deudas que contrajo. El Cielo representa una conquista, pero no una imposición. Somos espíritus endeudados, con la obligación de darlo todo a favor de nuestra propia renovación. Seguir leyendo “Concepción de la justicia Divina”

Volver arriba